0 0 2 9 4 3 0

Diez cosas sencillas que puedes hacer para mejorar el medio ambiente

Diez cosas sencillas que puedes hacer para mejorar el medio ambiente

Con motivo del Día Mundial, existen una serie de consejos prácticos y fáciles de aplicar para lograr la mejora de nuestro entorno

Existe aún la creencia, bastante extendida, de que en las cuestiones de Medio Ambiente sólo suman las grandes estrategias internacionales a la hora de frenar el calentamiento global y trazar la agenda de políticas sostenibles. Y es innegable que en este escenario cada vez más cambiante las potencias mundiales juegan un papel esencial, pero también lo es que cada uno de nosotros desde nuestro ámbito cotidiano podemos aportar un granito de arena que, sumado con el de otros, aporta en la misma dirección.

Con motivo del Día Mundial del Medio Ambiente, este decálogo ofrece una serie de consejos eficaces y fáciles de aplicar para que el entorno cercano sea cada vez más habitable:

1. No tirar las toallitas por el WC: Es una de las recomendaciones básicas a la hora de adoptar conductas ambientalmente responsables. Y además es un problema que va al alza y que ya supone un problema de peso en la depuración de las aguas. A pesar de que en los envases de las toallitas pongan que son aptas para ser arrojadas al inodoro, desecharlas siempre en la papelera.

2. Separar residuos: El reciclaje forma parte del a-b-c esencial cuando se habla de protección del medio ambiente. Recuerde: en el contenedor azul va el papel; en el amarillo los plásticos y las latas y en el verde el vidrio.

3. Ahorro en el consumo del agua: Cerrar bien los grifos y no derrochar, ni en el baño ni en la cocina. Ejemplos de este ahorro es cerrar el grifo mientras nos cepillamos los dientes o apostar por la ducha en vez de por el baño.

4. Ahorrar energía: Apagar las luces que no sean necesarias (incluso evitar el modo 'stand by') y ajustar los sistemas de climatización a la temperatura que realmente se necesita: este último consejo está bien recordarlo ahora que los aires acondicionados están en pleno funcionamiento.

5. Hacer deporte: Aunque pueda parecer que tiene poco que ver con el medio ambiente, el ejercicio físico no sólo mejora la salud, sino que tiene un impacto directo en el consumo de recursos que gastan energía (por ejemplo un hospital).

6. Consumo responsable y de productos locales: Comprar sólo lo que se necesita para evitar derroches (con lo que eso implica de gestión de residuos) y además llenar la compra en la medida de lo posible con productos locales (este pequeño gesto puede ahorrar mucho en transporte).

7. Cuidado de la naturaleza: Parece una evidencia, pero el cuidado del medio ambiente pasa por una conducta responsable no sólo en los entornos rurales y naturales, sino también en los urbanos. La mejor limpieza es la que no hace falta.

8. Uso del transporte sostenible: En la medida de lo posible, y siempre que las distancias lo permitan, es recomendable ir a pie o en bicicleta. También se puede optar por el vehículo público sin emisiones o por el público convencional. En el caso de transportes privados, aprovechar y compartir trayectos sobre todo en horario laboral y apostar por modelos menos contaminantes.

9. Energía en casa: Avanzar en la autogeneración de electricidad desde el ámbito doméstico (ya sea a través de placas solares y/o térmicas).

10. Educación ambiental: Es quizás la actitud más importante y la que marca la posibilidad de éxito de estos consejos. Hay que creérselo, aplicarlo y compartirlo para ganar desde la educación, que es al fin y al cabo la base de todo.

 

Ver noticia original en :
http://www.diariosur.es/sociedad/201706/05/diez-cosas-sencillas-puedes-20170605144943.html