Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

París se adapta al cambio climático con más árboles y menos hormigón

 4 JUL 2023
París se adapta al cambio climático con más árboles y menos hormigón

Asume el reto de adaptar la ciudad a los efectos de la crisis climática

Una capital de la relevancia internacional de París se toma en serio su urbanismo y lo adaptará al cambio climático. En su nuevo Plan Local de Urbanismo han optado por aumentar las zonas verdes, sustituir revestimientos de hormigón o de alquitrán por otros de tierra, impulsar la rehabilitación de edificios u obligar a la producción de energías renovables en todos los proyectos inmobiliarios de más de 1.000 metros cuadrados.

Esto tiene un segundo paso en el que deberá ser analizado por el Estado, con vistas a un voto definitivo a finales de 2024 o inicios de 2025.

El nuevo marco se inserta en los cambios emprendidos por las autoridades capitalinas en los últimos años, con más espacios para el peatón y la construcción de cientos de kilómetros de carriles bicis.

El Ayuntamiento asume así el reto de adaptar la ciudad a los efectos de la crisis climática, que volverá más frecuentes los episodios de calor extremo.

Uno de los principales objetivos del nuevo marco es lograr para 2035 unas 70 hectáreas adicionales de espacios verdes, con la ampliación de algunos parques existentes y la creación de otros. Y, a más largo plazo, aumentar esta revegetación hasta las 300 hectáreas nuevas en 2040 [para hacerse una idea de lo que supone, el parque de El Retiro de Madrid tiene una extensión de 120 hectáreas].

Los árboles ayudan a absorber emisiones de gases de efecto invernadero, pero también dan sombra y contribuyen a mitigar el efecto de isla de calor en las ciudades. La idea es “vegetalizar” todos los lugares posibles, como los patios, las escuelas, las azoteas o incluso las fachadas de los edificios. El Ayuntamiento también quiere plantar masivamente árboles en los terraplenes del anillo periférico, la vía de circunvalación de la capital. El objetivo es conseguir 10 m² de espacios verdes por cada habitante, como recomienda la OMS. El reto es grande, pues actualmente, los parisinos disponen de 5,8 m², sin contar los bosques de Boulogne y de Vincennes, recoge el diario Le Monde.

Ayúdanos a luchar contra el cambio climático y a defender el medio ambiente compartiendo esta página:

  • Facebook
  • Twitter
  • Enviar por correo