Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Política de cookies

Nuevo paso para la energía renovable

Málaga Viva

Nuevo paso para la energía renovable

26 ABR 2022
Nuevo paso para la energía renovable

Desarrollan unas baterías termofotovoltaicas que almacenan grandes cantidades de electricidad renovable

Científicos de la Universidad Politécnica de Madrid han encontrado un sistema de baterías fotovoltaicas con enorme potencial de almacenamiento durante largos períodos de tiempo a bajo coste y de proporcionar calor y electricidad bajo demanda.

El hallazgo ha sido descrito en un artículo titulado ‘Baterías termofotovoltaicas de calor latente’ y publicado en la revista científica ‘Joule’. El sistema, del que se ha hecho eco La Opinión de Málaga, utiliza la generación excedente a partir de energías renovables intermitentes, como la solar o la eólica, para fundir metales baratos, como el silicio o las aleaciones de ferrosilicio, a temperaturas superiores a los 1.000ºC.

Las aleaciones de silicio pueden almacenar grandes cantidades de energía durante su proceso de fusión. Este tipo de energía se llama “calor latente”. Por ejemplo, un litro de silicio almacena más de un kWh de energía en forma de calor latente, que es precisamente la cantidad de energía que contiene un litro de hidrógeno presurizado a 500 bar. Sin embargo, a diferencia del hidrógeno, el silicio se puede almacenar a presión atmosférica, lo que hace que el sistema sea potencialmente más económico y seguro.

De este modo las baterías termofotovoltaicas podrán almacenar la energía de origen renovable a un bajo coste, algo que hasta ahora ha impedido un despegue más rápido de esta tecnología.

Concretamente, las aleaciones de silicio y ferrosilicio pueden almacenar energía a un precio de menos de 4 euros por kWh, lo que es 100 veces más barato que las actuales baterías estacionarias de iones de litio.

El sistema, que ya ha sido patentado por los investigadores de la UPM, combina los efectos termiónico y fotovoltaico para lograr la conversión directa del calor en electricidad.

Esta es la culminación de más de 10 años de investigación en el IES-UPM. Sin embargo, la tecnología todavía necesita mucha inversión antes de que pueda llegar al mercado, apunta la universidad madrileña. Por ejemplo, el prototipo de laboratorio actual tiene menos de 1 kWh de capacidad de almacenamiento, pero se necesitan capacidades de almacenamiento de energía de más de 10 MWh para que esta tecnología sea rentable.

Ayúdanos a luchar contra el cambio climático y a defender el medio ambiente compartiendo esta página:

  • Facebook
  • Twitter
  • Enviar por correo